viernes, 19 de diciembre de 2008

Navidad de infarto








He pasado el día en Girona.

Ayer de mañana, como todas las mañanas desde hace año y medio, hablé con Antonio. Solemos comentar cómo se nos presenta el nuevo día, nos hacemos todos los arrumacos verbales que la distancia no nos permite hacer de otra manera y nos deseamos una buena jornada.
...............
Ayer, a la una y ocho minutos del mediodía sonó mi móvil….
...............

Figueres dista de Llançà 22 kilómetros, el trayecto suele hacerse en algo menos de media hora. Ese es el trayecto que Antonio hace a diario.
...............

-¡Hola, cariño!
-¡No, Carmen, soy Francisco!
...............

A medio camino un fuerte dolor atraviesa su pecho y se expande hacia sus brazos, la respiración se hace difícil, el sudor inunda su cuerpo y la palidez se apodera de su rostro. Duda sobre si pararse pero conoce los síntomas y decide continuar.
...............

-Carmen, Toni está bien pero está ingresado en el Trueta

Mis piernas flojean y debo sentarme en el sofá. Mi cabeza se aturde incapaz de procesar la información.
...............

Antonio llega al despacho, se dirige a uno de sus compañeros que, al verlo, deja el café sobre la mesa.
-¡Me encuentro mal!
...............

-Carmen, no te preocupes, está bien. ¡Ha sido otro infarto!

Lo supe desde que oí la voz de su hermano.
...............

Antonio, mi Antonio, ha sufrido otro infarto, el primero lo tuvo hace exactamente catorce meses. Entonces le pusieron un sten mediante cateterismo. Hoy le han puesto el segundo.

El infarto es la necrosis, por falta de irrigación sanguínea, de un tejido y que suele producirse por obstrucción de las arterias que lo irrigan. El sten es una especie de malla metálica cuya función es ensanchar la arteria allí donde se ha obstruido.
...............

Antonio llegó al ambulatorio con la ayuda de su compañero. Un chute de nitroglicerina por parte de los médicos del CAP evitó lo peor. Un helicóptero medicalizado lo trasladó de Llançà a Girona. La rapidez y diligencia de todos le han salvado la vida.

Ayer mis sentimientos eran de profunda tristeza.
Hoy, además, estoy preocupada.
Falta ver qué parte del corazón está ahora dañada.
Me he enfrentado a lo que sería perderlo y lo quiero mucho. Más aún de lo que pensaba...

2 comentarios:

  1. Hola guapa.
    Siento mucho lo de tu Antonio, pero al mismo tiempo me alegro que haya quedado más en susto que otra cosa...
    Qué efímera es a veces la vida y como tiene el poder de cambiar en un segundo...
    Sólo quiero desearos una pronta recuperación, y que tras esta, aproveches todo lo que puedas el tiempo junto a él, y que él haga lo propio contigo. Seguro que todavía os quedan muchos años para ser muy muy felices.
    Os mando a los dos un abrazo fuerte y un beso muy gordo, y deseo que paséis unas maravillosas navidades juntos!

    ResponderEliminar
  2. Carme, todos tus amigos de la Red estamos contigo. Que Antonio se recupere cuanto antes y sigais paseando por vuestra Costa Brava. Y si quereis, continuad y llegada a la Costa de la Luz.
    Un beso

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?