martes, 3 de noviembre de 2009

¿Sociología?

manolito Esta mañana leo en la prensa gratuita que aproximadamente medio millón de jóvenes españoles comprendidos entre los 20 y los 29 años no estudian ni tienen trabajo ni lo buscan. Al parecer están desmotivados. Uno de esos sesudos sociólogos de turno nos advierte de que no estamos frente a jóvenes vagos sino desmotivados por las presentes circunstancias sociales y económicas. ¡Pobrecitos ellos!.

Si una servidora tuviese un mínimo de caridad cristiana debería compadecerse de ellos. Como quiera que lo mío es una continua crisis religiosa, me perdonarán si no puedo seguir los consejos del profesional de rigor y desde aquí afirme que son una pandilla de vagos a los que ahora mantienen sus padres y más adelante mantendrá el estado.

Los tiempos fueron siempre difíciles, que yo también he sido joven y he tenido que estudiar y buscarme un puesto de trabajo. En casa mis padres no podían costearnos lujos, bastante hacían con financiar nuestros estudios. Así que si quería tener un duro en el bolsillo tenía que hacer de canguro, dar clases particulares o hacer de monitora de comedor compatibilizando esos precarios trabajillos con los estudios. Mis padres eran estrictos respecto a las horas de entrar o salir de casa. Jamás me hubiesen permitido quedarme a dormir con mi novio y otras muchas cosas.

Hoy, esos quinientos mil, se frustran si el trabajo es precario y no estudian para no frustrarse por tener un trabajo precario habiendo estudiado. En casa no les falta de nada, tienen chacha gratis, los costean de sus necesidades tecnológicas, ropa, diversión y además tienen total permisividad en cuanto a horarios e incluso se traen a sus parejas a dormir a casa.

Pero hay que compadecerlos porque el sociólogo afirma que los pobres son poco menos que víctimas.

Por fortuna sólo son medio millón. ¡Menuda sociedad ésta!

Y ahora ustedes táchenme de estricta.

8 comentarios:

  1. jejje no, no eres estricta. La ley del minimo esfuerzo es lo que predomina y punto.

    Como estas carmen?? =)

    ResponderEliminar
  2. Eso, sigamos poniendo parches. Continuemos criando a seres cuya única motivación es el dolce far niente. Prolonguemos la educación obligatoria hasta los 18. Hagámalos incapaces de decidir, que para eso somos sus padres/madres.

    Que juventud más inutil! Conozco a madres y padres que quieren echarlos de casa y no pueden
    Una de ellas, ya jubilada, dejó en el piso a sus 3 hijos, sólo uno trabaja, y se fue a vivir a su pueblo. ¡Ojos que no ven, corazón que no siente! Eso me dijo.

    ResponderEliminar
  3. Eso, alargando la escolaridad obligatoria el ministro Gabilondo se iba a poner, no una medalla, un medallón. Sólo faltaba que los mantuviésemos en la escuela hasta los diceciocho sin ganas de hacer nada. Qué tendrá que ver la calidad educativa con la permanecia obligatoria en la escuela.
    También conozco casos como el que apuntas. ¡Qué penoso!

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡ OLE OLE Y OLE ...!!!! yo tengo 42 años tuve que dejar mis estudios con 19 , he vendimiado , recogido patatas, fregado escaleras , limpiado en casas, cuidado niños .... y un largo etc...no me considero de una generación muy "vieja" he luchado mucho , con el tiempo conseguí estudiar y a base de muchisimo esfuerzo tener todo lo que tengo ahora ...estoy de acuerdo contigo en que muchos de los jóvenes de nuestra sociedad lo tienen todo ... los criamos como pequeños príncipes y princesas desde la cuna con caprichos y a ser ell@s ante todo...te felicito por la entrada , solo espero y deseo no estar haciendo lo rematadamente mal como madre.

    ResponderEliminar
  5. por cierto he leído los comentarios que te han dejado ... y quiero dejar mi opinión .. no estoy de acuerdo en la nueva ley sobre obligarlos a estar en los institutos hasta los 18...me parece una locura..

    ResponderEliminar
  6. De estricta, nada, Carme querida. Si pienso que serías una excelente Consellera de Educaciò de la Generalitat de Catalunya, no lo digo de coña. Pero bueno, tampoco me pasaré, pero sí desde luego una buena inspectora de Educación de la Delegación, que denuncie estas tontunas de ahora, que haberlas haylas, aunque no soy ningún nostálgico trasnochado.
    Si cuando yo digo que desearía una profe como tú para mis mietines...
    Tu (amigo) Bejarano

    ResponderEliminar
  7. A ver... yo tengo 31 años, trabajo desde los 15 (fines de semana, veranos...) Acabé COU y aprobé selectividad al mismo tiempo que me sacaba el carnet de conducir, y dejé la carrera que malelegí porque decidí trabajar (ya lo hacía los fines de semana) en vez de perder el tiempo en algo que no me interesaba, además de que mis padres no estaban dispuestos a costearme una carrera universitaria de 10 años (si, hay gente que para aprobar una diplomatura se pasa 10 años sin dar chapa y viviendo a costa de los padres...)
    Siempre he sido pluriempleada, compaginando dos y tres trabajos a la vez, trabajando hasta 80 horas a la semana, viviendo sola o en pareja (vamos, que no tengo quien me haga la cama o me prepare la comida, o me lave la ropa y me la planche, y además, he tenido que hacerlo para otros) desde los 18 años. Aprobé una oposición (aux. administrativo) que preparé los sabados por la mañana y a ratos sueltos, y ahora, además de trabajar para la administración, acabo de hacerme autónoma y gestiono y trabajo en mi propio bar de copas de lunes a sábado durante la tarde-noche... Vamos, que da gusto ver mi vida laboral (y eso que ahi no aparecen todos los días que he trabajado sin contrato, que han sido muchos, muchos meses...)

    A que viene todo esto? (Vaya coñazo, esta tia contando su vida...)
    Viene porque si yo he sido capaz de hacer todo esto teniendo entre 20 y 29 años, es gracias a la educación que me han dado mi madre, (ella si era estricta) y el ejemplo de trabajo y superación que nos ha dado a mis hermanos y a mi (y a mi padre, que aunque trabajador, no tiene ese caracter luchador de mi madre)
    Lo que en realidad quería decir con todo esto, es que algo de responsabilidad hay también en los padres de estos chicos, ya que quizá la educación dada o el ejemplo no haya sido el adecuado. Porque como han dicho siempre en mi casa: "O te adaptas a las normas y cumples con tu parte del trabajo (estudio, economía, o lo que corresponda) o coge la puerta y buscate la vida. Aqui no se mantienen vagos." Mami dixit.

    ResponderEliminar
  8. Bruji, tú sí que vales. Tienes razón en cuanto a lo de la educación que te handado tus padres. Ahora todos recogéis los frutos.

    Bejarano, luego Núria se ríe de mí cuando me propones para tan altos cargos. Gracias amigo.

    Alejandra, como madres no somos perfectas. Muchas veces soy consciente de haber metido la pata pero saber a dónde se quiere llegar ya es todo un logro.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?