sábado, 21 de enero de 2012

Dieta Mediterránea, la gran mentira

Andaba yo en el Carrefour con la intención de hacer acopio de víveres para alimentar a mi familia como Dios manda, es decir como toda la vida se ha hecho, a base de verduras, legumbres, frutas, etc. En casa no entra nada precocinado, salvo el hojaldre, que me parece difícil de hacer. Hago la sopa, la crema de verduras,  las croquetas, las hamburguesas, las tortillas e incluso los yogures.
Aprovechando que llevaba las gafas puestas, cosa que no sucede siempre, empecé a comparar marcas de lentejas, habichuelas y garbanzos, Oh! menuda sorpresa: Todas las lentejas pardinas son importadas de USA y envasadas en España. Todas las habichuelas blancas son importadas de Argentina y envasadas en España. Todos los garbanzos son importados de Mexico y envasados en España. Hablo de marcas como El Hostal, Garrido, Luengo e incluso La Asturiana. Fíjense ustedes y verán como no les miento. Así pues, ¿dónde está la base de la Dieta Mediterránea?, mejor ¿dónde está el Mediterráneo?¿Es que no quedan campos en España donde cultivar legumbres? ¿Es que todos los campos los hemos convertido en urbanizaciones a causa de la fiebre del ladrillo? ¿Es que al agricultor le sale más rentable dejar los campos en barbecho que cultivarlos? ¿Será que no hay políticas agrarias adecuadas y que son los intermediarios los que se llenan los bolsillos? Porque los consumidores pagamos los productos del campo caros, muy caros y no son precisamente los agricultores quienes se enriquecen con la producción.
Al final encontré producto nacional, más mono. Debe ser tan raro ver una legumbre española que hasta la envasan como si de perfume se tratase, eso sí, pagas gusto y gana.

12 comentarios:

  1. Interesante anotaciones.

    Ademas hay que decir que los -yankis- , permiten la exportación de trangenicos, pero no la venta en su país.

    como lo ves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Pedro, así que todos empeñados en hacer una dieta sana y a saber qué nos estamos metiendo en el cuerpo

      Eliminar
  2. Me acabas de dejar pasmada, eso que dices lo tengo que comprobar, no es que no te crea, ni mucho menos, pero cuesta creer que la Asturiana o Luengo envasen legumbres de otro lugar, con las lentejas, me escapo, compro una de Lanzarote, son pequeñitas, como las pardinas, pero mas claras, ahora será cuestión de comprobar que son de allí. En casa también se hace todo, menos el hojaldre, porque me duelen los brazos, la yogurtera, después que se rompió, dejé de hacerlos, en realidad, yo tomo yogur liquido, y para mi hijo, no me vale la pena, voy cambiando los postres. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepi, compruébalo, eso sí, on paciencia porque la letra es pequeña, muy pequeña

      Eliminar
  3. Vaya sorpresas te da la vida!!!
    Pues vaya!!!!
    Voy a tener que ponerme yo también las gafas cuando vaya al super!!!
    besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya verás qué sorpresas te llevas!

      Eliminar
  4. Ya me había dado cuenta en otros productos de este "engaño". En fin, si es que ya no se sabe lo que come uno, con procedencia o no, conocida o no.
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, creo que nos estamos envenenando desde la ignorancia. No hay derecho.

      Eliminar
  5. Comer legumbres de otras latitudes no quiere decir que no sea dieta mediterránea. Esta dieta lleva incluido el comer legumbres, no que tengan que ser necesariamente de las huertas patrias.



    Opino que la globalización es lo que tiene, que puedes comer productos de cualquier parte del mundo sin salir del mercadona o del carrefur, pero de ahí a pensar que, ejemplo, los tomates del hiper son de las huertas cercanas me parece algo iluso.

    De todas formas, está claro que hay que leer las etiquetas, aunque no sea más que por conocer la procedencia. Yo ya siempre llevo las gafas colgando de un cordoncito pasado de moda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía Bejarano, aún no conoces mi estilo a la hora de escribir!.
      Ya sé que lo que es la dieta mediterránea y tanto el título como alguna de las preguntas que me hago son pura "literatura", vamos, retórica pura para animarte a leer la entrada y puro cinismo que debo trabajar muy mal para que no lo captes.
      Respecto a los productos frescos pasa lo mismo, veo espárragos del Perú, judía tierna y tomate de Marruecos, naranja argentina, manzana francesa etc, etc.
      Por mí le pueden dar morcillas a la globalización. De una parte importar productos cuando los podríamos criar nosotros es del género idiota, no hace más que contribuir al desequilibrio de la balanza de pagos y más tal y como están las cosas. De otra, no en todos los paises hay la misma legislación respecto al uso de plaguicidas, productos transgénicos, condiciones laborales de quienes trabajan con esos productos etc, etc.
      Que toda la vida de Dios se han criado legumbres en España y ahora qué puñetas se cría?
      Coño, paraos, aquí criamos paraos, ya vamos pa los cinco millones!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Torres, por Dios! yo creía que te había descubierto la fuente del conocimiento!!!
      Y es que no había entendido tu literatura, debo andar escaso de fósforo en mi dieta jejjejeje.
      Podemos decir misa y mandar a tomar morcillas a la globalización, pero es lo que hay. Y nos podemos dar por satisfechos si aún dejamos algo de campo apto para sembrar, porque mucho me temo que en "uropa" nos van a dar PAC por donde los pepinos amargan.

      Así que, veremos a ver si no llegamos a la media docena. De millones.
      De paraos, digo.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?