viernes, 6 de enero de 2012

A las penas, puñalás

He vuelto de Órgiva hecha peasos, como dicen por allí. El viaje ha castigado mi maltrecho cuerpo y he tenido que recurrir a medicación más fuerte para aliviar los dolores. No contenta con eso, he pillado un resfriado de narices, y digo de narices porque además de ser grande, me ha afectado sobre todo a las vías respiratorias superiores. Ando congestionada y estornudando por todas partes.
Nada más llegar del pueblo me llama Leo, a la que tengo un enorme afecto y que defino como buenísima persona y amiga pero ¡qué ceniza es la joía!. Que si los recortes por aquí, que si lo otro por allí, que si lo de más allá. Leo, lo siento pero me dejaste pa llorar, aunque como no hay nada mejor que ser una superviviente y como una aprende de la vida lo que puede, últimamente pongo las cosas en su debido sitio. Así que, cuando tengo el cuerpo pa donarlo a la ciencia, ¡qué coño me importan a mi los recortes, ni las condiciones de trabajo, ni el aumento de las horas lectivas ni puñetas al sol ni carajos a la luna! lo único importante en esos momentos es sobrellevar mi situación lo mejor que pueda, disfrutar algo de la vida que bastante cuesta arriba se me hace cuando rabio por dentro de dolores. Así que ayer Antonio y yo nos fuimos por ahí. Desayunamos en el Navarra, paseamos, compramos el último libro de Zafón que promete nada más empezar, comimos en el Gran Café y pa casita a descansar. 
A tomar viento todo lo demás.
Cúpula del Navarra

Nada mejor que un buen café caliente para encarar una mañana húmeda

El Gran Café

El Gran Café

Vista desde la mesa, junto a la cristalera, en la que comimos

Nada mejor que pasear por el centro de Barcelona para ambientarse

13 comentarios:

  1. Ainsss, y yo que te creia tan bien de vacaciones y esas cosas que se suelen hacer estos días...

    Cuidate y no escuches, ni leas noticias, todas son malas, bueno, menos a los que les a tocado la loteria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Esta mañana escribí un comentario. Lo vi y ha desaparecido!!!
    Bueno, lo que quería decirte es que aprovecha todos los momentos que puedas, araña ratos a la vida y... disfruta!!!!
    Mucha salud, salud a raudales para el 2012.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  3. Pues sí May, vi el comentario en mi correo y luego no apareció en el blog.
    Salud para ti también y un beso

    ResponderEliminar
  4. Marian, de vacaciones he estado más o menos regular, ha sido al volver cuando el cuerpo ha dicho que me había pasado.
    Sobre las noticias, hay que estar enterada de todo pero poner las cosas justo en su sitio. En la vida hay que seguir siempre pa'lante aunque uno se indigne o se cabree por lo que está pasando
    Besos y como dice Mayson salud a raudales para el 2012

    ResponderEliminar
  5. Tienes mucha razón, hay un tiempo para cada cosa, ahora a cuidarte. Yo ando con algo de lumbago y el cuello ni te cuento, aparte anoche dormí poco y hoy estoy media zombi, así que ahora a reponernos, ya vendrán tiempos mejores. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Me olvidé de decir que las fotos son preciosas, me encantó la cúpula, es divina, y todo el café.

    ResponderEliminar
  7. Con esos lugares preciosos que tenéis, casi ni da gana de quejarse, jajajaajajaja, me ha encantao tu manera de contarnos a los del otro lado del charco, tus vivencias, gracias por ser tan gráfica, casi como si te viera, un abrazo desde Argentina, que ya esta acostumbrada a todo lo que describes y un muy FELIZ 2012 !!!

    ResponderEliminar
  8. Cuando nos encontramos bien olvidamos lo importante que es la salud. Cuidate mucho. Un besazo enorme (y no te preocupes por los recortes, estos son los primeros, a lo mejor cuando llegan los otros te encuentras mejor, jeje!!)

    ResponderEliminar
  9. Carmen
    me alegro de que, al fin, te hayas decidido a ver las cosas un poco distanciada. No pasar de lo que importa pero hacer uso de la vida procurando saborearla, al igual que ese café y ese paseo por Barcelona.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. En las "pequeñas" cosas reside la fuerza. Ánimo y cuida de ti, en todos los sentidos. Bonitas y elocuentes fotos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Bejarano, siempre veo las cosas desde diferentes ángulos. Sabes soy de las que se cabrean fácilmente ante las injusticias y eso hago, me cabreo en el momento pero luego, a otra cosa mariposa. La vida tiene muchos ángulos y consecuentemente muchos vértices y yo tengo momentos para todo.
    Feliz año

    ResponderEliminar
  12. Pues me parece genial, a disfrutar que eso es lo que nos llevaremos. Por cierto el Café es precioso y Zafón a pesar de lo que digan los "entendidos", a mi me han gustado todos sus libros, hasta los relatos de su web.

    Un abrazo y gracias por la visita

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?