miércoles, 22 de febrero de 2012

Mitigando el dolor

Estos últimos días estoy fuera de servicio, me duelen un montón las rodillas, en especial la derecha, las caderas, las piernas....vamos, todo. 
El otro día me compré una tela en IKEA y he andado loca por estrenarla así que me puse a darle a  la cabeza y pensando en Lorencito y en Pablo que van a cumplir dos años en breve he hecho estos mantelitos individuales con servilleta incluida para que coman, no ya como bebés sino como niños.







8 comentarios:

  1. Bueno Carmen al menos tienes donde pasar unos ratos de entretenimiento.
    Te han quedado muy alegres los mantelitos.


    Un abrazo, cuidate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras hago estas cosas no estoy pendiente de lo que me duele

      Eliminar
  2. Espero que te mejores ,muy chulos los manteles ,las cosas que haces se venderían muy bien ,seguro que ya te lo han dicho ,saludos desde BCN!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, sí me lo han dicho pero para poder vender se necesita alguien que quiera comprar, además hay cosas que llevan mucho trabajo y venderlas sería imposible. Otras como la de hoy sí podrían venderse.

      Eliminar
  3. Es admirable, que aún con todo el dolor que sientes, saques fuerzas, para crear y que lo hagas con tanto amor y belleza.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juji, no es admirable. Es la única manera de tirar pa'lante. No hay otra opción.
      Un beso

      Eliminar
  4. Me encantan los manteles, hoy pasé por IKEA, pero se me hizo tarde y no me entretuve en mirar cosas, además tengo que volver, me encanta la tela para hacer dos mantelitos, para mi hijo y para mí, no seremos niños, pero si que nos gustan las cosas alegres, además tendremos cocina nueva si Dios quiere, y eso te ilusiona, aunque primero hay que sufrir. Estos fríos me mataron, me duele todo, y mi casa es una ruina, menos mal que me lo estoy tomando con mucha tranquilidad, veo que el señor que me hace la obra adelanta bastante, lo peor son los escombros, entre más se tiran, más aparecen. No te quejes, tienes dolores, pero la casa limpita, la mía, cuando todo acabe, tendré que llamar a una cuadrilla para meterla en vereda, bendito sea Dios por permitir que mis sobrinos vivan al lado y tenga donde cocinar y ducharme.
    Un besote enorme.

    ResponderEliminar
  5. Seguro que con estos manteles comen como hombres y te piden café, copa y puro, ja,ja.
    Un beso y felices comidas

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?