martes, 10 de abril de 2012

¿Monarquía o República?

Hace días acabé de leer el libro de Pilar Eyre sobre la Reina de España Muchos han comentado las penurias por las que tuvo que pasar. Su Majestad así como la entrega a España de la misma. No destriparé los detalles de las mismas por razones obvias pero, más allá de las meras anécdotas, el libro refuerza la idea de que la Monarquía no es más que una institución obsoleta. No es posible que por la gracia de Dios y por herencia alguien esté dotado de privilegios sin tener que demostrar cuál es su valía.
España es un Estado aconfesional (artículo 16.3) al frente del cual está el Rey que se muestra en los actos institucionales ligado a la Iglesia, ¿no debería formar esto parte de su ámbito privado? A la vez y siempre basándome en lo escribe Eyre, que yo estaba allí alumbrando, no es que el Rey siga al pie de la letra todos  los preceptos de la misma puesto que, al parecer, ha mantenido multitud de relaciones extraconyugales.
La Reina que es coetánea de mi madre pasó muchas calamidades en su infancia, ¡fíjate que pena! las mismas que las que pasaron infinidad de personas en esa época que vivieron una posquerra y que no tuvieron como Doña Sofía la oportunidad de acceder a una educación digna entre otras muchas cosas.
Eyre muestra a una Sofía fuerte y sola y decidida a mantenerse al lado del Rey pese a sus múltiples aventuras amorosas por una cuestión de responsabilidad. Cuántas mujeres con matrimonios desdichados no han podido abandonar a sus maridos por presión social o económica y no han podido permitirse el tener prácticamente vidas separadas para aparecer juntos sólo en actos institucionales. Mientras Eyre pretende victimizar a la Reina yo sólo veo a una mujer ambiciosa capaz de aguantar todo a cambio de preservarlo todo.
Jamás se me ocurriría juzgar a las personas, cada uno es muy libre de casarse, tener aventuras, aguantar, no aguantar, no estoy yo en posesión de la verdad ni mucho menos. Lo que sí me atrevo a poner en tela de juicio es a una institución clasista, retrógrada, hipócrita, adoctrinadora....y que por desgracia pagamos todos los españoles.

La mujer del César no sólo ha de ser honrada, además debe parecerlo y aquí las leyes parece que no van con todos por igual. Siento mucho el accidente del hijo de Doña Elena pero, ¿tendría repercusiones legales para cualquier otro padre o madre? ¿Estaría imputada la esposa de un tal Urdangarín si no fuese hija del Rey de España? 




Recomiendo en esta entrada el artículo de Lucía Etxebarría sobre el tema.

8 comentarios:

  1. Pues a mi me da mucha pena la gente como ellos que pasaron penurias...

    Claro que penurias en palacios y rodeados de un ciento de sirvientes debió ser más llevadera la postguerra. Digo yo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Carmencita
    Mira que antes de leer tu post te menciono en el mio como una amiga bloguera que principalmente me atraen sus escritos bien expuestos y bien claritos, y mira por donde..."para muestra un botón"...
    Felicidades por expresarte tan bien! aún con ese "pequeño" inconveniente que a veces nos bloquea , tu sigues haciéndolo de maravilla.
    Gracias por todo guapa.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate si nos bloquea que llevo un montón de tiempo sin escribir. En fin, tenemos que seguir pa' lante.

      Eliminar
  3. Si vosotras dos seguir pa´lante, a ver si me animo yo también.
    A lo de la crisis tengo que añadirle un lumbago de los de aupa.
    Besitos a las dos Mª Carmen y Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga Marian! ponte música y buen baile de caderas, eso sí, suavito. Un beso guapa y ánimo

      Eliminar
  4. Bueno, qué va a decir una republicana como yo?

    Que me fastidia, con J, correr con todos sus gastos, cacerías de elefantes incluídas. Que cada vez que las infantas descorren las cortinillas de algún sitio, los ayuntamientos corren con los gastos para "adecentar" el lugar. ¿A cómo sale el bolo de las infantas?. También hemos pagado las "frusilerías" a las amantes, y los múltiples viajes de la Sofi a Londres, ciudad a la que escapa muy amenudo. Y los de su hermana Irene, lo supimos porque enfermó, o tuvo un accidente, en América latina.

    ResponderEliminar
  5. El articulo de Lucia está muy bueno, yo cada día más indignada y republicana, mi hija dice que cualquier día me ve con la bandera colgada de la ventana. La republicana, se entiende.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?