jueves, 11 de octubre de 2012

La huelga de estudiantes


Por supuesto que estoy con los estudiantes en todas sus reivindicaciones. Asimismo animo a todos a tener un espíritu crítico, a ser luchadores y reivindicar aquello en lo que creen. 
Aún así considero que los estudiantes de bachillerato no deben ir a la huelga y voy a exponer las razones.

  • En primer lugar estos estudiantes son menores de edad por lo que no creo que tengan derecho a la huelga sin el expreso consentimiento de sus padres.
  • Muchos sólo ven que la huelga representa un día de fiesta y, lejos de incorporarse a los actos programados para el día de hoy, piensan quedarse en casa durmiendo.
  • Por otra parte ¿cómo se van a contabilizar los huelguistas desde los institutos?
  • Además le va a importar al gobierno que unos niñatos de entre 16 y 18 años se queden un día durmiendo en sus casas?
  • La huelga se hace con el objetivo de crear trastornos de funcionamiento de los servicios a fin de ejercer presión sobre quien tiene el poder de decidir sobre aquello que se reivindica. Los únicos trastornos que pueden causar los estudiantes de bachillerato recaen sobre ellos mismos.
Por estos motivos no estoy a favor de la huelga de estudiantes en bachillerato. Eso sí, animo a todos ellos a que asistan a todos los actos de protesta convocados y que sean compatibles con su jornada lectiva.


3 comentarios:

  1. Que pobres hijos.
    Tendrán que pelear duro. Yo no dejo de animarles a que se preparen de la mejor manera que les sea posible.

    ResponderEliminar
  2. Ainsssss, Carmen: soy Marian, te he dejado en el anterior post un comen pensando que eras tu la Carmen que me decia que se estaba tejiendo un poncho, ya me extañaba, pense que animada esta mujer. jajajaja, bueno pues era otra Carmen. Es que lo bueno abunda, jajaja !!

    En breve desaparecera mi viejo blog, haré uno nuevo, ya te avisaré.

    ResponderEliminar
  3. Como estudiante yo también estoy en contra de las huelgas de estudiantes, no solo en bachillerato si no en cualquier nivel educativo. Considero que a nadie le importa un bledo si yo voy a clase o no; mis profesores van a seguir cobrando y al político de turno no le afecta en lo más mínimo, no estoy tocando a nadie en lo económico y por lo tanto nadie se va a sentir perjudicado. Pero yo estoy pagando por ir a esas clases, y si no yo de primera mano el contribuyente a través de sus impuestos, y por lo tanto no veo motivo para desperdiciar la oportunidad de aprender.
    Estoy a favor de las manifestaciones de estudiantes y de cualquier otro tipo de movilización. Me he quedado en los encierros universitarios cuando he podido, he ayudado a pensar planes de actuación y a preparar acciones, pero al día siguiente, con sueño o sin él, he ido a clase. Puede que la Educación sea un desastre, pero aprovecharé al máximo la que me intentan dar, por mucho que la calidad no sea la esperada.
    Esto en cuanto a lo personal. En lo público animo a todo el mundo a faltar si cree que de verdad sirve de algo faltar, pero por supuesto yendo siempre a los actos convocados, que para faltar a clase y hacer pellas no hace falta convocar ninguna huelga.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?