miércoles, 10 de diciembre de 2008

Joan Tardà: un lumbreras en el Congreso

Me voy de puente y cuando vuelvo me encuentro con la meada fuera de tiesto de Joan Tardà. Más allá de que, incluso la visión de este señor dañe mis pupilas porque no es santo de mi devoción, voy a otorgarle el título honorífico de pixaner del pessebre. Es que el de caganer le queda grande, no merece tan destacado papel.
En este país, entiéndase éste o éste más la resta de l'estat, se puede ser monárquico, republicano, anarquista, vegetariano, plusmarquista .....¡Vamos, de todo menos fumador!. Pero de eso hablaremos otro día. Aunque de ahí a olvidar que es diputado en el Congreso de España con sometimiento, por tanto, a la Constitución Española y socio, como miembro de Esquerra Republicana, del gobierno catalán hay un abismo. No sé si debamos achacar su falta de memoria y sus lapsus espacio temporales a algún síndrome neurológico o a una gilipollez permanente, porque lanzar la consigna de ¡Muerte al Borbón! y luego decir que se refería a Felipe V tiene miga. ¿O será eso lo que llaman memoria histórica? Claro, que en este caso sería memoria requetehistórica...

¡Tardá, qué llegas tarde, Felipe V la palmó en 1746!


Y no estaba muerto,
estaba de parranda.......
Y no estaba muerto, no, no
Y no estaba muerto, no, no
que estaba tomando cañas
lerele, lerele, lerele le

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú ¿qué opinas?