viernes, 24 de julio de 2009

Sobre la criminalización el menor

Texto extraido de:
http://compartyr.blogspot.es/


Una sociedad que se asusta de sus menores enseña cualquier cosa menos madurez. Si el llamado clamor social consiste en penalizar al menor, buena va la sociedad ... y los menores. En un artículo en El País (15 de septiembre de 2006), Octavi Martí habla de dos características de nuestra sociedad: la infantilización y la "basura sentimental": Disneyland, oficialmente concebido como un espacio en el que podían vivir juntos mayores y pequeños ... El punto de encuentro entre mayores y pequeños se logra gracias a que los primeros se embarcan en una regresión voluntaria. Se trata de un mundo en el que los adultos reniegan de su condición, y por tanto de su responsabilidad, porque, como Peter Pan, no quieren crecer ya que temen a dos tabúes de la Sociedad de Consumo, la vejez y la muerte. La consecuencia terrible es que impiden que los niños crezcan, maduren y asuman responsabilidades. Un País de las Maravillas, el nuestro, donde los adultos se comportan como niños y donde exigen a los niños comportamientos de adultos, a la vez que los sobreprotegen. Además, los menores se encuentran sistemáticamente cosificados por los adultos, instrumentalizados para el beneficio insano de esos adultos, los cuales se amparan, para más inri, en el interés superior del menor. El prestigioso juez de menores Emilio Calatayud, ante la inmadurez reinante, más bien aboga por elevar la edad legal para adquirir la mayoría de edad, que es lo contrario de lo que va a proponer el PP (bajar la edad de responsabilidad penal). La propuesta del PP, aparte de electoralista, populista y demagógica (como las del PSOE, ante todo lo que afecte a los menores, empezando por el aborto, siguiendo por la educación) es una muestra de esa irresponsabilidad de los mayores, que pretenden arreglar el problema de los menores cargándoles el mochuelo en exclusiva, criminalizándolos. ¿Y nuestras obligaciones como adultos, qué? No obstante, no se olvide, volviendo a la ley, que, por ejemplo, un padre ya no puede corregir razonable y moderadamente a sus hijos, frase eliminada del Código Civil. O que una niña de 12 años puede ir a una farmacia y pedir la píldora abortiva del día siguiente. En qué quedamos, ¿son "menores" o no son menores? ¿Sí lo son para algunas cosas pero para otras no? Hemos perdido el norte.

5 comentarios:

  1. Saludos Carmen:
    Comparto por entero tus reflexiones. La responsabilidad es NUESTRA como padres , si bién es cierto que las Leyes ayudan poco o nada a los que intentamos hacer las cosas medianamente bien.
    Como apuntaba en Público.es , basado en los expertos de medio Mundo , así como también en mi própia experiencia , los delitos sexuales de menores entre menores se han multiplicado .
    Los expertos afirman que hay una relación directa entre el uso de la RED sin control por parte de menores y el aumento de estos delitos .
    A esto yo añadí que existen "juegos" , por supuesto que para mayores de edad según el baremo internacional PEGI , que son jugados por menores , cuando digo "menores" me refiero a niños entre 6 y 14 años .
    Evidentemente es responsabilidad de los padres el que éstos no lleguen a manos del niño pero en la práctica , en aras de esa mal entendida "libertad" , o ese falso "colegueo familiar" , "no vaya a ser que mi hijo no me vea como un amigo" o para que piense "que madre o padre más guai tengo" , etc. les damos , les permitimos que entren en un mundo virtual en el que se premia el asesinato , la violación , la extorsión y un largo etc. de situaciones que incluso para un adulto son cuanto menos...desagradables. O por lo menos deberian de serlo .

    Esto que te expongo viene refrendado por los cientos de miles de copias de un juego concreto vendidas en nuestro Pais .
    Por circunstancias personales tengo acceso a datos de venta así como también a estudios de mercado y pérfiles de usuario. Te puedo decir que el 48% de las copias se vendieron a menores de 15 años .
    Conste que soy un gran aficionado a los juegos de pc desde su aparición en el mercado allá por el 82. Juego y me intereso por este mundillo desde esas fechas.
    Resumiendo , no trato de demonizar esos juegos o ese en particular pero...si trato de que los papás y las mamás no los pongan en manos de niños de 10 años .
    El cocktel más o menos quedaría así :
    -Varón
    -Menor , entrea 12-14 años
    -Con conexión a Internet de banda ancha.
    -Con libertad y sin control de acceso
    -Perteneciente a una comunidad de juegadores
    de edades comprendidas entre 10 y 99 años.

    Aunque el juego compartido fuese "Alicia en el Pais de las Maravillas" el intercambio de información en esa amplia franja de edad es poco recomendable...

    Como pude testar en el foro de Público.es hay un % importante de adultos que confunden la actual educación y protección de nuestros menores con las "supuestas reminiscencias y vestigios de épocas pasadas" , atribuyendonos a los que somos conscientes de los peligros existentes de la red así como de sus derivados tintes retrógrados , autoritarios , jerarquicos ? , etc...nos ha jodido , por supuesto que personalmente encajo en ese perfil , es mi hija xD . Yo soy su padre , no necesariamente su amigo .


    PD.- este perfil , el del internauta-jugador precoz , no se daba hace 10 años pues ni existian esos juegos ni era frecuente tener "interness" aún en nuestras viviendas.
    Los afortunados que teniemos conexión por aquel entonces , la inmensa mayoría
    , era por temas profesionales y por supuesto 125kb lo cual no te permitía mandar/recibir imagenes y mucho menos video :).
    Actualmente estoy felizmente casado , tenemos una hija de 16 años y "palpo" a diario esta realidad .
    un saludo y gracias por la oportunidad de manifestar nuestras reflexiones.
    un placer.
    Fco. Sanz ("arroes" también en Publico.es)

    ResponderEliminar
  2. "copié y pegué" este comentario en otro foro con alguna corrección a algún error tipográfico cometido .
    gracias

    ResponderEliminar
  3. Francisco, si vuelves me gustaría que me dejases el enlace para poder encontrarte.
    Respecto a lo que dices en tu comentario, estoy totalmnte de acuerdo. Yo que me dedico a la educación veo como los padres han perdido la autoridad con respecto a sus hijos y estos les hablan como coleguillas y hacen y dehacen a su antojo en edades en las que lo que más necesitan es alguien que los guíe, que los instruya, que les marque límites. Tanto los padres como los hijos me dan pena porque los primeros no saben lo que se van a encontrar y los segundos no van a estar preparados para la vida.
    Muchas veces me encorajo, otras pienso que si no es mío el perro tampoco lo es el collar. Aunque, de alguna manera, lo que los demás hagan repercute diretamente en la sociedad en la que van a tener que vivir mis propias hijas.
    Francisco, voy a pegar tu comentario en otro blog que tengo en windows live. Me ha parecido interesantísimo.

    ResponderEliminar
  4. "... de alguna manera, lo que los demás hagan repercute diretamente en la sociedad en la que van a tener que vivir mis propias hijas."

    Totalmente de acuerdo en todo , es más...yo soy de los que no quieren ni perros ni collares ajenos :) .
    Con sinceridad Carmen , de no ser por lo que manifiestas en el texto de arriba , perdería todo tipo de interés al respecto .
    He abierto expresamente un Blog para colgar a partir de ahora todas estas "tonterias" como las definen muchos padres , alguno de ellos de mi entorno por cierto .
    http://fransanzmartinez.blogspot.com/

    Conste también que la idea de esta apertura se me ocurre después de leerte a tí y a Marcelino Madrigal , ambos por pura casualidad .
    Lo mio no son las letras :) , posiblemente ya lo hayas notado :).
    Un saludo Carmen.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?