sábado, 13 de febrero de 2010

Pablo

Tiene unos enormes ojos que parecen buscar los de su padre.

Después de años tras él parece que se han encontrado.

Algunos niños vienen de Rusia y no de París.

Pablo vendrá a completar la vida de su padre y un poco las nuestras que para algo somos sus tietas y desde el momento en que lo hemos visto hemos empezado a quererlo igual que queremos a su papi.

Ese es pa ti Santiago. Dios, por fin, te lo ha concedido.

3 comentarios:

  1. chin - chin brindo por que seáis muy felices con el
    En mi blog explico como quitar la palabreja de verificación de la palabra, que es una pesadez para dejar comentarios (*o-)
    Besotes de colores

    ResponderEliminar
  2. pues que ese niño sea muy feliz...
    un saludote Carmen

    ResponderEliminar
  3. Los niños vienen de Dios y como esta en todos lados, pues también en Rusia.
    Que la vida larga que le deseo, esta llena de esas satisfacciones placenteras.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?