jueves, 14 de octubre de 2010

No es más rico…….

Diosa_Fortuna No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita. …..

Esa frasecilla con acento argentino resuena en mis oídos mientras lavo espinacas. Así nos vende IKEA sus productos en esta última campaña. Visto desde el lado de la mercadotecnia indicaría quiénes son los usuarios de los productos de la firma patrocinadora y el tipo de producto que ofrece. Un producto de bajo coste y calidad pero con un cierto diseño. Vamos, un quiero y no puedo o un me importan más las apariencias que el interior.  Pero yo no pretendía hablar de IKEA ni de publicidad ni de nada parecido.

Mientras limpiaba las espinacas pensaba sobre el concepto de felicidad. Ya sé que el psicólogo me dijo que no hiciera dos cosas a la vez pero aún puedo hacer trabajar las manos y la cabeza independientemente, aunque no sé por cuánto tiempo.

Como decía, le daba yo vueltas a eso de la felicidad. Son tiempos de crisis, de ajustarse el cinturón. Muchas familias están pasándolo mal económicamente y llegaba yo a la conclusión de que nos han vendido que la felicidad va pareja a lo material.

Muchos filósofos han indagado en el tema, han establecido sus teorías y sus propias conclusiones. Yo no soy más que una observadora con unas vivencias y unos recursos culturales e intelectuales limitados no voy a venir yo ahora a sentar cátedra.

Fortuna era la diosa de la mala o la buena suerte  pero se tendió a relacionarla con la riqueza y con la fertilidad.  Hay personas que, pese a tener como objetivo el acumular propiedades, dinero y demás bienes materiales no se sienten afortunados. Mientras escribo me vienen a la mente frases como El dinero no da la felicidad pero ayuda o aquella de Tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor… Es evidente que nadie que no tenga resueltas sus necesidades vitales puede ser feliz. Si no tienes un techo para tus hijos, comida que ponerles, los medios para darles una instrucción… Si tú o los tuyos carecen de salud...De todos modos hay personas que aún enfermas se sienten felices…

Hubo un momento en que el Estado del bienestar se entendió con el consumismo. Cambiar de casa, de coche, ser esclavos de lo efímero y tener que cambiar constantemente las posesiones materiales. En realidad el Estado del bienestar debería haber servido para ofrecer mejoras sociales para quienes lo necesitasen, ofrecer una educación sólida y de calidad en la que prevaleciera la solidaridad frente a la competitividad así como programas para  prevenir y preservar la salud. Todo eso no se hizo y, evidentemente petó el sistema. No podía sostenerse ir por la calle y ver, junto a los contenedores, pilas de muebles o ropa en buen estado. No podía sostenerse ir de vacaciones a crédito ni cambiarse el coche para tener uno más caro que el vecino. De esos polvos vinieron esos lodos y ahora, es la depresión la enfermedad del siglo XXI. Por una parte hemos creado un nivel de endeudamiento que no nos permite vivir, por otra hemos educado a unos individuos en la cultura de lo material, lo efímero y lo inmediato. Todo eso conduce irremediablemente a la infelicidad.

Personalmente creo que la felicidad no existe, aunque sí existen grandes momentos de felicidad. Puedes sentirte feliz si te adaptas a tus circunstancias. Si no compites con nadie. Si eres capaz de ser generoso. Si tienes proyectos de vida y los vas adecuando a tus circunstancias. Si amas. Si eres amado. 

La felicidad es un fin, la vida el camino para llegar a ella. Así que, caminando estamos.

3 comentarios:

  1. Sabias palabras, Carme. No puedo estar más de acuerdo contigo. Somos un pais pobre que nos han hecho creernos ricos. Yo he pasado por todos los estadios hasta llegar al Nirvana: tengo mis necesidades cubiertas y no pienso endeudarme para tener más.
    La felicidad existe procurándola cada día.
    Un beso y sigue compatibilizando tus dotes culinarias y tus dotes intelectuales. Haces falta!

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches Carmen..
    Primero de todo espero que te encuentres bien..
    oye los panallets tienen muy buena pinta..ñan,ñan,ñan....
    yo no compro en el Ikea,que muebles son malos..ja,ja,ja
    la felicidad va y viene,es infiel por naturaleza..
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola, la felicidad no es el que más tiene, es más feliz el que más piensa y razona, a veces puedes tener mucho pero ser infeliz, en cambio si razonas, seguro encuentras esa felicidad, un abrazo.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?