lunes, 17 de enero de 2011

Nadie es perfecto

childs-play-chucky-sneeringAy! ya lo dice mi madre:
a quien cuece y amasa,
de todo le pasa
No puedo estar quieta, hasta creo que tengo el síndrome de piernas inquietas. Y no sólo las piernas, también las manos.
Pese a mis dolores y mi agotamiento- hoy estoy cansada de narices- no puedo estar sin hacer nada. Así que me ha dado, como ya  sabéis por las labores. De todo tipo, que para eso una es una atrevida inconsciente y se lanza como autodidacta a cualquier técnica que se le pase por la cabeza.
Me va por rachas, así que igual me paso dos semanas cosiendo, que no coso nada y me doy a tejer con dos agujas como una posesa que igual me pongo a decorar con decopach o se me va la olla contando cuadritos con el punto de cruz.
Como mi casa es de dimensiones reducidas, tengo a la familia surtida de chorradas varias de las que me da por hacer, bien abrigaditos porque he hecho bufandas sin cesar. Ellos contentos porque, a riesgo de parecer vanidosa y teniendo en cuenta que todo es susceptible de ser mejorado,los trabajos suelen salirme entre aceptable, bien y muy bien.
Excepto ayer.
Vi un gatito tejido a dos agujas  en una revista y me dije, mira qué detalle más mono para Lorencito, el sobrino de Antonio. A partir de ahí me vi haciendo otro para los Pablos, para mi sobrinas Adriana y Paula y para todo bebé o criatura que se me pusiese delante.
Así pues, me puse manos a la obra. Montar diez puntos para una pata, tejer catorce vueltas, reservar y empezar otra pata, unir con cuatro puntos centrales…Teje que te teje, monto las piezas, relleno, aplico ojos, boca, en tela para no propiciar que las piezas se desprendan y puedan causar daño a los bebés. Yo iba viendo algo rarillo en el gatito de marras, pero fue cuando lo acabé que me di cuenta de que Chuqui, el muñeco diabólico, a su lado parecía un angelito y eso que le puse un lacito para dulcificar la expresión, pero la inclinación de los ojos, la escasa longitud de sus patas, la envergadura de su cuerpo y la cuadratura de su cabeza le conferían un aspecto algo terrorífico.
Jamás de los jamases me salió algo tan feo y diabólico así que, ahí lo tengo en espera pensar de qué hacer con él. Quizá estaría bien para regalarlo a algún enemigo. Tal vez a alguna de mis hijas que se rieron al verlo todo lo que su mandíbula les permitía.
Lo que tengo claro es que a Lorencito no se lo puedo regalar, ni a los Pablos, ni a Adriana y a Paula. Correrían riesgo de sufrir un shock traumático y ya se sabe cómo están los honorarios de los psicólogos, no quisiera ser responsable ni de sus traumas ni de las facturas.

9 comentarios:

  1. Oigaaaa... que tengo dos nietines pero que muy aparentes para lucir bufandas, si puede ser, me comentan, de Ben10 o de los Gormitys.
    Gracias por adelantado, Carme, amiga!!!

    ResponderEliminar
  2. Adopto lindo gatito, nos llevaremos muy bien,besosssssssssss.

    Tq.

    Miaaaauuuuu.

    ResponderEliminar
  3. Ayyyyyyyyy que me muero de la risa, me duelen las costillas de tanto reir, te mato, por darme más dolor, jejejje es broma este dolor bienvenido sea, ayyyyyy como lo has relatado, genial, porfi hazle una foto al gato, porfi.

    Petonets, que bueno, que bien me ha sentado reir. lo siento por Lorencito.

    ResponderEliminar
  4. Hola Carmen
    Muchas gracias por tu visita.
    Igual que Irlanda me he reido mucho con tu publicación, no creo que haya quedado tan feo como Chuqui...
    Besos y buena semana,
    Sandra

    ResponderEliminar
  5. Ja jaaaaaaaaaaaa estas cosas ocurren, me alegro de que estés haciendo tantas cosas, tenemos que tener la cabeza y las manos en algo que sino chiflamos, yo estoy pasando un invierno bien duro, me cruje todo (*.-)
    Besos de colores

    ResponderEliminar
  6. Pues entonces estamos igual. Menuda temporada estoy pasando yo también.

    ResponderEliminar
  7. Hola Carmen
    Vengo de ver tu espejo con la ovejita, quedó precioso!
    Quedé alucinada con tus bordados, bellísimos!!!
    Besos, y buen fin de semana,
    Sandra

    ResponderEliminar
  8. Hola Carmen :
    Me reía mientras me veía refejada en tu relato de tener " rachas de esto y aquello " soy igual un tiempo tejo ,otro hago decoupage etc,etc ,etc ja ja pero nos debes las fotos de tu gatito que tan feo no puede haber quedado,un beso y buena semana .

    ResponderEliminar
  9. Hola tocaya,
    Carmen te agradezco mucho que te hayas asomado a mi ventana , entre otras cosas porque tenemos varias cosas en común , no solo el nombre , creo que también esa dichosa enfermedad , y digo "creo" porque a día de hoy , después de varios años .aún no me han dado un diagnóstico concreto..."Cuadro de fibromialgia"?? (debo tener el museo enterito en mi cuerpo!)..."debilidad muscular"??..."fatiga crónica"??...."reuma"???...vamos que sigo con pruebas a ver si se deciden!
    Solo añadir que me siento muy identificada contigo especialmente con el texto de tu post "SABER PARA ENTENDER"
    No se si lo has escrito tu , pero me siento tan identificada que es como si lo hubiera hecho yo.
    Guapa con tu permiso , me gustaría copiarlo y pegarlo en mi blog , con tu enlace por supuesto.
    De verdad, Carmen, es lo mismito que siento y leerlo ha sido un sosiego para mi. ¡¡No soy la única a la que algunos no entienden!!!!
    Me gustaría seguir en contacto contigo.

    Te mando un suavecito abrazo y sigue con esa positividad y humor , eso no nos lo va a quitar la fibro!!

    Ah! Mi invierno está siendo "fotut" y también he hecho bufandas y más bufandas para toooda la familia y demás!! Es una manualidad que la puedo hacer hasta tumbada y desde luego no pienso dejar de hacer cosas . No vamos a permitir que nos venza!!

    Bueno cielo disculpa la parrafada.
    Muchos besos!!!!!

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?