sábado, 14 de mayo de 2011

Trabajar la autoestima

Reconocer los propios méritos parece un ejercicio de vanidad. analizarse, y ver los agujeros que tiene nuestra manera de ser para rellenarlos y mejorar e incluso ver las cosas buenas que cada uno de nosotros tenemos es esencial para nuestra personalidad.
Recuerdo en un curso que hice sobre el estrés en el docente, los formadores empezaron pidiéndonos que dijésemos alguna cosa que cada uno de nosotros supiese hacer muy bien. ¡Pues no nos costó ni nada! y eso allí había personas que trabajamos en la educación de niños y adolescentes con lo que eso comporta, tenemos que ser prácticamente  todoterrenos.
En  la adolescencia, la mayoría,  pensamos que somos los más feos o los que peor hacemos las cosas, cuando todos tenemos valores destacables.
Al lío, todo esto para decir que he descubierto que tengo una voluntad de hierro, algo de lo que yo dudaba.
Estoy haciendo una dieta severa pues la menopausia, la medicación y lo poco que me muevo debido a mi agotamiento han hecho estragos en mi figura. Llevo sólo una semana y las tentaciones son muchas. Ayer, el diablo me puso una muy grande y la superé. Hoy vienen al instituto de mis hijas los franceses con los que hacen intercambio y, para agasajarlos, preparan un desayuno para el que cada alumno debía llevar alguna cosa.




Mi hija me pidió que hiciese unas pastas. Quien me conoce sabe que soy dulcera, golosa, tanto que si voy a comer fuera soy capaz de dejarme un huequito para el postre. Me pirra el arroz con leche, el hojaldre, los pastelitos, los flanes, la crema catalana, el chocolate, etc, etc.
Ya me voy por los cerros de Úbeda. Ayer no caté ni una mijita de nada de lo que hice y ganas no me faltaron.





Pero tengo también voluntad para aprender ciertas cosas. No sé hacer ganchillo y a veces, veía yo esas servilletas ribeteadas por una puntilla hecha a ganchillo, tan monas ellas. Sigo analfabeta pero mi cabezonería hará que algo aprenda. Ahí tengo mi primera puntillita, con hilo grueso, para manejarme mejor.



¡Ooole mi Carmen!!! (vamos, yo misma)

2 comentarios:

  1. Hola amiga, parecemos gemelas, si no fuera por la edad, yo tengo un año menos que tú. Felicidades por tus logros.

    Te mando un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  2. Estoy seguro de que dejaste el pabellón español bien alto con los dulces. Que nos quiten lo bailao.
    Un beso, Carme

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?