sábado, 3 de septiembre de 2011

La doble moral


Desde principios de año los supermercados Carrefour hacen pagar las bolsas de plástico con el objetivo de reducir los residuos y preservar el medio ambiente. Algo que, a priori, parece no sólo razonable sino encomiable  queda reducido a una mera anécdota cuando visitas dicho supermercado.

Nada más entrar te hacen embolsar las compras provenientes del resto del centro comercial. Estas bolsas sí son gratuitas pero de plástico y se utilizan sin restricción alguna.
Visitamos la cafetería para desayunar. No hay platos, los bocadillos y pastas se embolsan en papel. El café se sirve en vasos de plástico y como cucharilla se utiliza un palito de madera algo más largo y estrecho que los de polo.

Así, a voz de pronto concluyo que:
  • El motivo por el que cobran las bolsas no es otro que cumplir a rajatabla la legislación más que por tener una verdadera política ecológica. 
  • La legislación al respecto tiene verdaderos agujeros, será que no interesa demasiado el tema.
Al menos, antes, reutilizábamos las bolsas del super para tirar la basura.
¡Qué asco!

1 comentario:

  1. Lo mejor, el PVC, aunque no sea más que como empleado de una fábrica de este útil y denostado compuesto usado para recipientes de un solo uso sanitario.
    En cuanto a las bolsas, prefiero las de plástico a las de papel.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?