martes, 6 de septiembre de 2011

Otra vez el catalán

Otra vez estamos a bombo y platillo con las cuestiones lingüísticas en Catalunya. Supongo que, mientras estamos debatiendo sobre cuestiones bizantinas, no nos ocupamos de los temas realmente trascendentes y urgentes. Es la manera que tienen los políticos y los medios de comunicación de echar carnaza y tenernos despistados.
En Catalunya la lengua vehicular de la escuela es el catalán. El catalán es una lengua románica, procedente del latín y prima hermana del castellano. Todas las áreas se imparten en catalán, la documentación de la escuela se redacta en catalán y la comunicación con las familias también. Si alguna familia tiene algún problema de comprensión se le facilita la información en castellano sin ningún problema.
Los alumnos nouvinguts reciben clases de catalán individuales o en pequeños grupos con el fin de dotarlos de las herramientas mínimas para poder seguir una clase ordinaria en catalán.
En Catalunya no hay problemas lingüísticos, la sociedad catalana es bilíngüe, de manera que en una conversación pasamos de una lengua a otra sin ningún problema.
Que el catalán sea la lengua vehicular de la escuela contribuye a que haya una mayor cohesión social pues se dota a todos, absolutamente todos los alumnos de Catalunya de la posibilidad de conocer por igual las dos lenguas oficiales del Estado Español.
Podría contar un sinfín de anécdotas al respecto tanto desde mi faceta de madre como desde la de maestra. 
Desde aquí y, haciendo hincapié en que mi lengua materna y que hablamos en casa es el castellano, pido encarecidamente a los políticos que dediquen sus energías a luchar contra esta crisis económica que nos aqueja, contra la injusticia social, contra los recortes que siempre afectan a los mismos, contra tantas y tantas cosas que no funcionan y dejen en paz lo que está dando buenos resultados.
Unos pocos padres porculeros no pueden enviar el sistema de inmersión lingüística a hacer puñetas. Todos deberíamos tener en cuenta que cuantas más lenguas domina una sociedad más rica es culturalmente.


Además, el catalán no es el chino


2 comentarios:

  1. La verdad que es un problema complejo que se arrastra desde la noche de los tiempos.
    En mi larga experiencia catalana (cuatro días entre Barcelona, Tarragona, y Valencia) la verdad es que no he escuchado ni una sola palabra en catalán.
    Sólo los consabidos carteles de Sortida-Salida y poco más. No se podría llegar a un acuerdo (jejejej debo estar loco...) que acabara de una vez con este dilema?
    Ya sé que no me mojo pero es que no da más de sí el asunto...
    Eso sí... VIVA EL INGLÉS!!!

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo. Como hija de andaluces no he visto problemas de idioma en ningún sitio y mis padres han podido superar "el trauma" de que yo sea bilingüe sin necesidad de terapia. Como bibliotecaria en una escuela veo como niños que hablan parsi o árabe en casa no tienen ningún problema en hablar catalán o castellano con cualquiera que les pregunte.

    El problema lo tienen los políticos. La lengua es la mejor manera de "marear la perdiz" y hacer que la crisis y el paro sean menos importantes.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?