miércoles, 1 de febrero de 2012

¿Apariencia o realidad?

Ayer un mendigo, en una iglesia, encontró un bebé de cinco días dentro de una bolsa. Intentó, en vano, comunicárselo a todas aquellas personas piadosas que van a la iglesia a darse golpes en el pecho y nadie le hizo caso.
Un albergue en Barcelona se cierra por una plaga de chinches en plena previsión de una ola de frío siberiano.
El gobierno anuncia la derogación de la vigente Ley del Aborto instaurando la ley del año 86 del siglo pasado y que permitía abortar sólo a las que podían permitirse pagar un viaje a Londres o Amsterdam.
La asignatura de Educación para la ciudadanía desaparece del programa de estudios así que ya no se debatirá en los centros sobre los diferentes modelos de familia, por ejemplo.
Cuando veo la realidad percibo pasos agigantados hacia épocas pasadas No sé si acabaremos viviendo la realidad como la que pintaba Charles Dickens. No sé si hay un malo malísimo moviendo los hilos para hacernos caer en la esclavitud pasada en la que los de a pie no teníamos ningún derecho, ninguna posibilidad. En las pelis siempre aparecía un superhéroe que nos salvaba de la tiranía del malvado.
Si me siento a esperar estaré totalmente perdida.

2 comentarios:

  1. Yo creo que sentadas no vendrá nadie a salvarnos, lo que si me gustaría es ver las caras de los que le votaron al actual gobierno, cuando cada día donde antes dijeron digo, ahora dicen Diego, y eso es todos los benditos días. Y a caminar para atrás como los cangrejos. ¿Hasta cuando? la verdad es que no lo sé, pero no creo que esta situación se pueda soportar durante mucho tiempo.
    Besitos y paciencia, nuestra musculatura no está para muchos disgustos, al menos la mía.

    ResponderEliminar
  2. Hola Carmen, digo lo mismo que Pepi, nuestra musculatura no está para disgustos. Creo que éste es nuestro problema. No podemos "pasar" y así estamos. Si muchos nos indignáramos otro gallo nos cantaría. Al menos podemos expresarnos y recordar que:
    "La palabra no salva pero el silencio condena"
    Cuida't, petonets.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?