martes, 12 de junio de 2012

María Basurillas en acción


Algo más de 24 horas han pasado desde que tuvo lugar el encuentro de las patas de tijera que mencioné en la entrada anterior. Enseguida vi qué iba a hacer y empecé por elegir las tela de entre las muchas que tengo en mi baúl. Confeccioné el saco y, aunque en un principio pensé en sujetarlo con unas trabillas abotonadas opté por la solución más fácil y creo que más cómoda, lazos. Después pensé en el color que daría a las patas e hice un rosa chicle o rosa Barbie, como queráis llamarlo. Una buena mano  de lija para eliminar el barniz, dos capas de acrílica rosa y una capa de barniz al agua.

¿El resultado?
Un gran saco para la ropa

Por cierto, voy a necesitar un trailer para llevarme cosas para el pueblo.




2 comentarios:

  1. Te quedó genial, hija me estás dando envidia, con la de cosas que yo he visto, pero tú tienes una casa en el pueblo, yo solo tengo esta, y encima es pequeña, pero tienes mucha razón, la gente tira cosas increíbles, a ver si encuentro la foto que te comenté. Besitos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Carmen,que bonito te ha quedado!!! para ti será una cesta de ropa.Yo la usaría como cesta para labores y ovillos... O cesta de juguetes de niño...La verdad tiene muchas utilidades.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?