martes, 8 de septiembre de 2009

Maestros, ¿dónde coño está el proletariado?

Otoño caliente, eso al menos es lo que auguran las malas lenguas. Tibio diría yo.

Hora del café en el cole. Charla animada con algunos compañeros. Resumiendo diré que nos están dando por todos lados. La administración catalana es de la que peor paga a sus maestros, de las que peor horario tiene y de las que, desde mi humilde punto de vista, peor considerados nos tiene.

Atrás quedaron aquellos años en los que las plantillas de maestros eran preferentemente rojillas, luchadoras y concienciadas de que pertenecían a la clase obrera. Pasas más hambre que un maestro de escuela. Fíjate lo que tendría que ser para que el saber popular elevase esa frase a la categoría de refrán.

Pero pasaron los años, la lucha sindical y, por supuesto el apoyo de las bases, hicieron que nuestro sueldo se dignificase. Eso sí, en forma de complementos, que ya veremos como queda nuestra jubilación el día de mañana.

Muchos culpan a los sindicatos de nuestras “desgracias”. ¡Ah!, pero cuando los sindicatos convocan a cualquier acto, elección sindical o huelga, como somos comodones, estamos aposentados y nos creemos clase media nos quedamos en nuestras casas o en nuestros puestos de trabajo. Porque no nos engañemos. España está llena de trabajadores que creen que son clase media cuando, en realidad, pertenecen a la clase obrera, algunos con titulaciones universitarias pero obreros al fin y al cabo.

Luego existe también el complejo de funcionario. Parece ser que decir soy funcionario sea algo vergonzante. Que si tenemos la plaza fija cuando otros pueden ir al paro, que si tenemos el sueldo asegurado cada mes. Pues mira, cuando uno es funcionario es porque ha superado una oposición, no sé si eso implica ser el mejor, pero sé que implica un duro proceso de selección en el que, por lo menos, he demostrado saber más que mis rivales. Estoy sujeto a traslados, a tener un sueldo base escaso y unas pagas extras precarias. Además, cuando había vacas gordas algunos nos menospreciaban porque con un título universitario qué hacíamos en la administración si en la privada se cobraba más. Ahora, que las vacas están, no falcas sino anoréxicas, muchos nos envidian. Los maestros además tenemos doble complejo, el de funcionario y el de maestro. ¡Uf, dos meses de vacaciones!

Hoy estoy que me salgo porque lo que estoy viendo en esta profesión me deja atónita a la vez que atolondrada. Desde aquí reivindico y defiendo mi condición de maestra funcionaria y de miembro de la clase obrera. Estoy harta de complejos ajenos, como dice mi amigo: la universidad está abierta a todo el mundo así que, al que tanto le pique que vaya y estudie magisterio. O lo que es lo mismo que cada palo que aguante su vela.

Y ahora, si os apetece, escuchad esta canción de SKA-P a quienes Irlanda dedica hoy su entrada.

 

8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, estoy de acuerdo contigo... pero no me digas que no es cómodo ser fucionario con todos esos inconvenientes a que haces alusión cuando los demás curritos estamos, en cueros vivos, sintiendo sobre nuetras cabezas cómo un caldero de agua helada cae sobre nosotros, en pleno invierno. Y cuando miras cómo, cuándo, porqué, y ves en el caldero impresa indeleble las siglas malditas, entonces podrás comprobar que el Estado no usa ese tipo de recipiente. En ese dichoso cacharro hay impresas unas malditas letras: E R E

    ResponderEliminar
  3. Oléeeeeeeeeee

    Tienes razón. La profesión se ha ido aburguesando y las ideas también. Y es una pena.

    Yo no tengo complejo de funcionaria. Trabajé muy duro para sacar la carrera y para aprobar las oposiciones. Mis padres nos dieron a los 7 la oportunidad de estudiar y muchos de nosotros compaginábamos los estudios con clases particulares, que dábamos para que no fuese tan oneroso para ellos. Y los libros siempre eran de 2ª mano.

    Otros compañeros se iban, en losveranos, de camareros y a recoger ajos o patatas. Eso nadie lo ve.

    Tampoco ven que, mientras quienes trabajaban llevaban siempre dinero en el bolsillo, la gente que estudiábamos muchas veces salíamos sin gastar ni un duro, puesto que no lo teníamos.

    Vale,que sí, que tengo trabajo fijo, pero nadie me ha regalado nada.

    Y no hablo de los numerosos cambios de domicilio... Llevo 3 comunidades autónomas.

    Me gusta mi trabajo y,gracias a que llevo trabajando en esto muchos años, no tengo problemas, pero sí que los tienen, y gordos, quienes llevan poco tiempo.

    En esta profesión es muy difícil trabajar hoy. No sólo tienes que pelearte con la administración, que mira, es lo de menos, también lo tienes que hacer con los progenitores, excesivamente permisivos, y con los chavales, que se han visto sobreprotegidos y quieren imponer su ley.

    Yo empezaré con el alumnado el día 15.

    Petons!

    ResponderEliminar
  4. ESTOY DE ACUERDO CONTIGO EN QUE ES UNA PROFESION MUY MAL VALORADA...MI MARIDO TAMBIEN ES FUNCIONARIO ( DE OTRO MINIS) Y ESTAMOS CANSADO DE OIR SIEMPRE LAS MISMA CRITICAS...EL LLEVA CERCA DE 19 AÑOS EN LA ADMINISTRACION Y SU SUELDO ES DE MILEURISTA , COGELACIONES DE SUELDO...ETC.... POR ESO CUADO OIGO LOS INFORMATIVOS HABLANDO DE LOS SUELDOS MEDIOS DE ESTE PAIS....¿ DONDE ESTAN ? EXCEPTUANDO JUSTICIA Y HACIENDA , LOS SUELDOS DE LOS FUNCIONARIOS SON UNA.....EJEMMMM....

    ResponderEliminar
  5. Me parece magnifico tus reivindicaciones, yo siempre he creido que vuestra profesión es para daros un plus, aguantar a alumnos y padres es todo un reto. Y más en nuestros tiempos que todo el mundo se cree que el respeto está...donde está?

    Yo a mi adolescente ya la cuido muy mucho de que respete a sus maestros y cuando viene a casa despotricando de ellos, le hago ver la figura tan importante que son en su educación.

    Me guardo mucho de ser de esas madres que quitan autoridad a los profesores de su hija, y valoro vuestra dedicación.

    Me he presentado a oposiciones, pero hoy en día hay mucha gente y pocas plazas, y ya no tengo la retención de mi juvenud, y como sabes los dolores no acompañan, de ser como la enfermedad la tengo desde los diez años, no estaba reconocida entonces ni por asomo, eso me afectó a la hora de estudiar, no es escusa, pero muchas veces , demasiadas, los libros me pesaban y mi cuerpo solo necesitaba estar estirado, como ahora, se me tildó de vaga, y cogí el camino del trabajo, ya que pasada la jornada laboral, parecía que si descansaba era merecido y nadie decia ni mu.

    Sé que era la ignorancia del momento, pero yo tampoco me ayude.

    Amiga reivindica que estas en todo tu derecho.

    Un petó con todos mis respetos a tu profesión y a tu persona.

    ResponderEliminar
  6. Después de unos dias fuera de mi domicilio habitual...ya estoy por aquí de nuevo :).
    Como me incorporo "tarde" a esta entrada y tampoco puedo añadir nada más pues comparto todo lo expuesto , sólo referirme a la repugnante , cobarde y un largo etc. de adjetivos más , para la agresión sufrida hace un par de dias por la directora de un "cole" de Vallecas .
    En estas ocasiones me gustaría poder rescatar la figura del maestro de la dictadura . Si , he dicho de la dictadura .
    Pasaban hambre pero...eran M A E S T R O S y como tal estaban reconocidos por esa triste y gris sociedad que en muchos casos , en muchisimos , no sabía ni escribir su nombre .

    Los tiempos han cambiado , gracias a Dios , pero muchos siguen sin saber escribir su nombre y piensan que por el mero hecho de ser papa ya sabes todo lo referente a los niños en tema de educación , alimentación , etc.
    Tan convencidos están , que se atreven a discutir aspectos que les quedan muy muy grandes y lo que evidentemente es peor , agreden al profe de turno sea mujer o no .
    Al proyecto de cafre que algunos tienen en casa , los educadores , no pueden echarle ni un mínimo rapapolvo , no vaya a ser que el niño se traumatice .
    Claro que en un pais que con 16 años puedes abortar sin la necesidad de autorización de los padres ,dandoles una responsabilidad tremenda a nuestras adolescentes , quizás , habría tambien por tanto que plantearse si los cafres de 16 años deberian de ser tratados como adultos ante cualquier hecho delictivo , dando muchos de ellos con sus huesos en la "trena" compartiendo celda con violadores , asesinos y demás fauna .
    Quizás es el tipo de "educación académica" que algunos padres quieren para sus hijos visto lo visto .

    En fin Carmen , quizás , los "profes" como colectivo , no habeis sabido defender vuestros derechos suficientemente , quizás también debido a ese sentimiento de funcionariado mal interpretado , no lo sé pero...algo ha de cambiar .
    Soy uno de esos que piensa que el "usted" es necesario siendo consciente de que no va a hacer que se respete más al prójimo por ello.
    Pero si esa norma , en mi opinión básica , se aplica correctamente favorecería una distancia de partida que juzgo necesaria .
    Sois educadores ACADÉMICOS , la educación no académica nos corresponde a los padres.
    La educación académica trata de formar al niño para que desarrolle sus inquietudes intelectuales durante su crecimiento , preparandolos , lo mejor posible , para afrontar la competitividad del mercado laboral
    al que llegarán ( o deberían llegar :) ).
    El mundo adulto profesional habla de "Usted" , por tanto , me parece lógico que los niños-adolescentes , en la 1ª relación "profesional" a la que se ven sometidos empiecen a manejar estos términos habituales y necesarios en la mayoría de relaciones estrictamente profesionales futuras .

    Un saludo Carmen

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Carme, no hay disculpas que valgan... un poquito sí que puedes escribir, mujer...

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?