jueves, 4 de marzo de 2010

Se acabó el día

bailes¡El de ayer, quiero decir, que ya estamos en el de mañana!

No sé por qué no me premio. Perogrullo, a mi lado, era un mero aprendiz.

Me tomé un café hacia las siete de la tarde y aquí estoy con los ojos como platos, la musculatura rígida y la moral como la bolsa.

He dedicado mi buen rato a leer el blog de García Francés, un escritor de los de verdad. Tan de verdad que hasta tiene libros publicados. Libros que, para mi deshonra ni me sonaban. Es tajante en sus opiniones, las suelta a bocajarro y con cañones recortados que como canta Fito

Puedo escribir y no disimular

es la ventaja de irse haciendo viejo

No tengo nada para impresionar

ni por fuera ni por dentro

No quisiera ser malinterpretada ahora que un Premio Nacional de Periodismo ha visitado mi humilde morada pero estoy segura de que los que me leéis con asiduidad me entendéis.

¡Glups! yo siempre haciendo amigos.

Entro en el blog de Noa Literal que se lamenta de ser la perfecta escritora mediocre. Por supuesto no podemos ser todos Premios Nacionales de Literatura, ni siquiera buenos escritores. Si lo sabré yo cuando me enfrento a la dura tarea de enseñar a escribir con corrección morfosintáctica y coherencia textual. Escribir es como la música, el baile, la pintura o cualquier arte. De un lado está la técnica y de otro el duende.

Veía yo esta noche el Mira Quién Baila y observaba de un lado a Edurne, tan elegante ella, tan fina, tan guapa. Con esa técnica tan aprendida pero fría e incapaz de transmitir emociones. De otro lado al Sevilla, sin porte ni estética de bailarín pero que emociona al público con su pasión.

Leo a Bejarano y me transporta a esos lugares y épocas en los que nunca he estado, me impregna del olor, el aire, las sensaciones…. Como muchos otros, es cierto, pero a los otros no les hablo de tú ni los tengo agregados al messenger.

Me leo a mí misma y de repente me encuentro con faltas de concordancia, puntuación incorrecta, limitación en el léxico.

Bejarano tiene técnica y duende y sobre todo la paciencia que yo no tengo para documentarse, reescribir, corregir, en definitiva para gestar y parir un texto.

Yo sólo mato el tiempo con esto, para ejercitar la mente y mitigar el aburrimiento

¡Joé, cómo envidio sanamente al que sabe!

Pero volviendo a Fito

No voy a sentirme mal

si algo no me sale bien

He aprendido a derrapar

y a chocar con la pared

4 comentarios:

  1. Vaaaaaaaaaaaaa... pero qué he hecho yo para merecer tanto???
    Tú si que sabes trasmitir emociones y sensaciones...
    Tú me has enseñado,con la simple lectura de tus entradas guadianeras -apareces y desapareces- la forma en que una mujer valerosa es capaz de sobrellevar una enfermedad que yo apenas conocía. A través de esta pantalla puedo saber cómo te encuentras cada día: si lo tienes reivindicativo, poniendo en cuestión las jaimitadas de los jefazos del Ensenyament, o si lo tienes madraza o viajera en la Costa o ama de casa o maestra.
    Y todo con un toque de humor, es lo que yo interpreto.
    De lo mio... ay! si yo te contara.
    Un beso y hasta el café comprometido.

    ResponderEliminar
  2. Sé que hace mucho que no te comento, aunque desde mi "exilio ¿in-o-voluntario?" te sigo leyendo... pero este post me ha encantado. Te cogí el texto que posteaste de Vidal Manzanares y lo colgué en mi facebook ya que como funcionaria interina (aunque no sea mi unica ocupación) me sentí identificada con sus palabras, no sólo por mi, si no también pensando en muchos de mis compañeros. Volviendo al presente post, no dudes de que tu "escritura" también es grande, por mucho que sólo sea un matarratos muertos (lo que no hace que la desmerezca como la afición que es, para ti y para muchos otros blogueros) Lo mismo que dices del Sr. Bejarano, al que leo también de vez en cuando gracias a ti, lo provocas tu en los que te seguimos habitualmente. Nos emocionamos contigo, cuando tienes alegrías que compartir, y también cuando nos haces participe de tu dolor.
    Da igual que compartas esas emociones con más o menos estilo literario, con más o menos léxico... el caso es que COMPARTES y TRANSMITES, y creo que eso es todo lo que busca cualquier aficionado a la lectura, a cualquier buena lectura.
    Un beso enorme desde este rincón semiabandonado...

    ResponderEliminar
  3. Bruja24: completamente de acuerdo contigo. Carme trasmite y comparte cosas importantes: sus alegrías y sus dolores.
    Compararlo conmigo no precede. Lo que yo hago es divertirme, aprender, escribir y mostrar a los demás. Sin más historias. Carme vive, lo escribe, muy bien, y nos emociona, en todos los sentidos.
    Emoción también y agradecimiento el que me leas. Muchas gracias.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?