miércoles, 18 de abril de 2012

Duele

Estoy en pleno brote, ayer pasé un día de lo peor. Los dolores se hicieron intensos, difíciles de paliar incluso con la medicación. Sentía como si me arrancasen pedazos de carne con unas tenazas candentes. La angustia aumenta con el dolor. No fui capaz ni de bordar, cosa que me entretiene y hace que mi atención se despegue del dolor. No podía estar ni sentada, ni acostada ni de pie. Hoy estoy con la resaca de ayer, dolorida, agotada, con el ánimo en los pies.
¡Puta fibromialgia!

5 comentarios:

  1. Cariño , ánimo , estoy a tu lado.
    Siento no poder quitarte ese dolor.

    Te quiero , besosssssssss.

    ResponderEliminar
  2. lo siento cielo,conozco la sensación de impotencia que genera el dolor.un beso

    ResponderEliminar
  3. Lo siento Carmen, ánimo, mañana seguro que amaneces mejor. Miro la imagen, y esos puntos rojos, menos el de la rodilla, hoy me traen loca, el dolor de cabeza y cuello lo tengo desde esta mañana, aparte de los otros. Y el cansancio me trae loca, aparte de la tos que se me queda después de un resfriado, la verdad es que le doy gracias a Dios de pese a todo, estar aquí, tratando de distraerme. Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Un abrazo... más no sé que decir, ni que hacer. Es tal la impotencia, ante el dolor de otro ser humano... que la empatía se dispara.

    ResponderEliminar
  5. Carmen cuanto lo siento, es horrible encontrarse mal. Para esto mi teoría de manitas ocupadas,cabeza despejada no sirve.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?